Níscalos estofados

Javier Lastras

Ingredientes

  • 200 gr. de níscalos.
  • 4 Patatas.
  • 2 Cebolletas.
  • 3 Dientes de ajo.
  • 5 Cucharadas de aceite de oliva.
  • 1 Vasito de vino blanco.
  • 1/2 Litro de caldo de verduras.
  • 1 Ramita de romero fresco. Sal y pimienta.
  1. Limpiamos los níscalos con un paño húmedo evitando lavarlos y los cortamos en trozos grandes. Ponemos una cacerola al fuego fuerte con el aceite de oliva, cuando esté caliente, añadimos los dientes de ajo sin pelar. Mientras cortamos la cebolleta en juliana y la añadimos cuando los ajos comiencen a dorarse.
  2. Removemos bien y freímos unos minutos, cuando estén dorados, introducimos los níscalos, y removemos bien. Pelamos y lavamos las patatas y las vamos cascando y añadiendo a la olla con los níscalos. Removemos bien. Añadimos el vino blanco, y dejamos que se evapore.
  3. Cubrimos con el caldo de verduras, salpimentamos, añadimos romero fresco y dejamos cocer unos 20 min o hasta que la patata quede tierna. Rectificamos de sal, servimos con un chorrito de aceite y una ramita fresca de romero por encima.

Si tienes visitas especiales también puedes añadir unos buenos langostinos tigre, ¡Se chuparán los dedos!

¿Eh, Marisa?

Sopa de Cebolla y Habichuelas

Fotografía de: http://www.contigoenlaplaya.com/

Ingredientes

  • 1/2 kg de cebollas
  • 2 l. de caldo de pollo
  • 1 Diente de ajo
  • 3 Cucharadas de aceite de oliva
  • 3 Hojas de laurel
  • Un poco de tomillo fresco
  • 1 Vasito de vino godello
  • 1 Cucharada de harina
  • Queso gruyere
  • Rebanadas de pan duro
  • 80 g de habichuelas blancas

Preparación

1. La noche antes ponemos las habichuelas blancas en remojo. Al día siguiente las cocemos asustándolas tres veces y cocinamos durante unos 40 min.

2. Se pone la cazuela al fuego con el aceite. Cuando comience a calentarse, añadir la cebolla cortada en aros grandes y cocinamos, sin parar de remover unos 30 min.

3. Se añade el diente de ajo, el laurel, el tomillo y la harina, removemos bien y cubrimos con la mitad del vino blanco. Cuando evapore, cubrir con el caldo y dejamos cocer a fuego lento unos 40 min. Pasado este tiempo se añade las habichuelas y seguimos cocinando unos 20 min más.

4. Precalentar el horno a 180ºC. Tostamos el pan duro y le frotamos un diente de ajo. Rayamos el queso gruyere.

5. Añadir el resto del vino blanco a la sopa y colocamos encima las rebanadas de pan y el queso. Introducimos en el horno y dejamos unos 30 min o hasta que veamos que el queso queda bien fundido. Servimos en el mismo recipiente.

Bizcocho de calabaza, neces y canela

Ingredientes:

50 gr. de nueces
150 gr de calabaza cocida con azúcar y canela
4 huevos
150 gr de azúcar
150 gr de harina de repostería
75 gr de aceite de girasol
1 sobre de levadura en polvo
1 pellizco de canela, jengibre, pimienta, y clavo molido

Preparación:

Precalentar el horno a 170ª
Engrasar y enharinar un molde para bizcochos
Trocear las nueces y reservar
Mezclar los huevos con el azúcar
Añadir el resto de los ingredientes (calabaza, aceite, nueces, especias, levadura y harina).
Poner al horno durante 50 ó 60 min.
Pinchar para ver si está cocido

Natillas terroríficas…

Me disponía tan tranquila a preparar unas inofensivas natillas con unos inofensivos ingredientes: un litro de leche, cuatro cucharadas de azúcar, tres cucharadas de maizena (harina de maíz) y un palito de vainilla. Bien, hasta ahí todo normal, pero hay de ti si sometes esa mezcla a una vibración constante, observarás con horror que se comporta como un Alien de maizena vivo, agitando sus tentáculos de forma incontrolada… (Mira este vídeo)
.
.

Investigando por ahí me entero por Fogonazos que este extraño comportamiento de mis natillas tiene una explicación: es un fluído no-newtoniano (no tiene un valor de viscosidad definido y constante), y lo que ni se me había pasado por la cabeza es darle un puñetazo a la mezcla (él debió asustarse más que yo), si la golpeas con fuerza se comporta con dureza, como pegarle a una pared (investigan usarla como chalecos antibalas) El mismo principio
que permitió hace unos días a Pablo Motos “caminar sobre las aguas”.
.

¿Serán las natillas producto de origen alienígena? Lo que me fascina del sencillo experimento de la maicena es lo que tiene de bofetada a las leyes de la realidad.
Todo lo no-newtoniano tiene algo de monstruoso y escalofriante, como si el engranaje perfecto de la Física se viniera abajo por un momento.

Foie-gras extremeño, sin malos tratos a patos y ocas.

cUn foie-gras extremeño trae de cabeza a los franceses, exigen que se le retire la denominación de foie porque se elabora sin cebar a la fuerza a los patos y ocas. La Patería de Sousa, de Fuente de Cantos, que fue galardonado en el Salón Internacional de la Alimentación de París (SIAL) por unir a sus calidades gustativas el haber sido elaborado sin tener que cebar a la fuerza a los patos y ocas.

Ya puede dormir tranquilo Arturo Pérez Reverte, que se despide del “fuagrás“, lo han prohibido en Chicago por malos tratos a los animales, y cada vez en más sitios.

Recetas para aliñar aceitunas

Enteras

Primero calcula la cantidad de agua que vas a necesitar. Se preparará con una cantidad de agua aproximadamente igual a dos tercios del peso de las aceitunas y una cantidad de sal común que puede oscilar entre 20 y 25 gramos por kilo de aceitunas. Pon un huevo crudo a temperatura ambiente y añade sal hasta que el huevo quede a media altura: ni en el fondo ni flotando. Saca el huevo, retira el agua en otro cacharro y empieza a preparar el aliño. Para hacer el aliño, utilizamos llantel, hinojo, romero, ajos y, a partir de estas hierbas, las que

quieras añadir según tu gusto. Pon una base de estas hierbas (limpias y bien cortadas, eliminando los troncos más duros) y luego una capa de aceitunas sin machacar. Ve haciendo capas sucesivas, acabando con una de hierbas. Vierte el agua salada que habías reservado y cierra o tapa el cacharro o el pote que utilices. Las aceitunas que se curan enteras, sin machar, tardan varios meses en estar aptas para comer. Si las haces entre ahora y la primera semana de diciembre, las podrás comer en agosto. Lo más importante es no destaparlas ni tocarlas con las manos hasta que estén curadas.

Me han regalado unos 20Kg. de aceitunas, y me he puesto a indagar como prepararlas para comer, esta es la receta que más me ha gustado. Si me salen buenas os invito.