los hombres de Marte, las mujeres de Venus

Los hombres son de Marte, las mujeres de Venus,

ya lo decía John Gray , ya…

Siempre he pensado que hablamos diferentes idiomas, o que no nos escuchan, directamente. Pués no, oye, la ciencia ha salido en defensa de los varones y ha puesto las cosas en claro: es falso que el hombre tenga por hábito no prestar atención a una voz femenina.

Ellos tardan en decodificar la voz de la mujer, porque la oyen con muchos sonidos y tamaña “complejidad” es demasiado para su cerebro. Sus vías de entendimiento se saturan y, por este simple hecho, no procesan bien la información.

“No ponen atención a lo que ellas les cuentan, pero no es que se hagan los locos o que sean distraídos; es que científicamente se ha comprobado que el cerebro masculino tarda en decodificar la voz femenina”, explicó Georgina Montemayor, especialista en estudios del aprendizaje y el cerebro del Departamento de Anatomía de la Facultad de Medicina de la UNAM.

Hombres y mujeres que participaron en el experimento fueron sometidos a resonancias magnéticas para ver qué zonas se activaban cuando escuchaban registros de voces femeninas y masculinas, y fue así como se detectó que el cerebro del hombre tarda en entender los sonidos femeninos. (excusas).

Cuando los varones escuchan una voz femenina, pasa por su oído y luego la
procesan en el hemisferio derecho, donde se procesa la música. “Su lado derecho va decodificando la voz femenina como si fuera una partitura musical, entonces para cuando la mujer termina la frase, el hombre apenas está descifrando el inicio”, indicó la doctora Montemayor.

Aunado a esto, detalló la especialista de la UNAM, la mujer habla en forma circular o de espiral, y el hombre no es capaz de seguir su ritmo, por lo cual se pierde en la conversación.

En cambio, entre las mujeres no existe ese problema, porque la comunicación que hay entre sus dos hemisferios del cerebro le permiten hacer o entender varias cosas al mismo tiempo. (de sobra demostrado).

En fin, como veis este estudio deja patente muchas cosas, tantas que no voy
a enumerarlas, pero yo creo que lo mejor es que saquéis vosotros vuestras
propias conclusiones, yo ya las he sacado, y hace un rato que no se me
sujeta la mandíbula de la risa, y sobre todo, y lo más fundamental,
queridas, no volváis a decir eso de “¿Me estas escuchando cariño?”, mientras
él ve el futbol, es una perdida de tiempo. Solo escuchan si les interesa.

Por cierto, acabo de recordar un chiste que me llegó vía reenviadísisismo al correo: Aquí. (para que los chicos no se quejen… ¿eh?