El palo y la zanahoria

Ya no se si distingo entre palo y zanahoria, la diferencia a veces es tan… ¿subliminal? Algunas medidas no son medidas, o no están suficientemente valoradas antes de lanzarlas. Tengo la sensación que el Gobierno tampoco distingue muy bien entre palo y zanahoria, o será que tiene muchos palos y apenas le quedan zanahorias… ¿A qué entonces si no, tantos palos a nuestros derechos y libertades? ¿La Constitución no garantizaba su protección?.

En el artículo catorce del Capitulo II de la Constitución Española, Derechos y Libertades, dice: “Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.”

  

Y estamos cada vez mas lejos de que eso se cumpla, el último palo la Ley anti tabaco, no creo que sea cuestión de prohibir, y menos que otro ciudadano pueda denunciarte. Con esta Ley los fumadores en España se convertirán en una lacra, peor tratados que alcoholicos y drogadictos, incluso hay un sitio web para hacer denuncias anónimas sobre quienes trasgredan la ley.

No se hizo bien con la primera y no será menos con esta, por lo que sospecho.  Las multas por denuncia 30 euros. Pero con tres acusaciones pasa a de ser falta leve a grave y ahí sí que las cosas se complican con una multa que puede ser de100.000 a 600.000 euros. Conozco a mas de una que estará encantada de denunciarme aunque pase fumando por la acera de enfrente del parque. Que se preparen también los turistas que vengan a España de vacaciones… ¿o miraremos para otro lado?

Señores gobernantes, ¿cuándo toca zanahoria? ¿o era esta su zanahoria?

4 pensamientos sobre “El palo y la zanahoria

  • el 08/01/2011 a las 16:26
    Enlace permanente

    Hola, soy Supermendo. He trabajado ocho años con turistas ingleses, y no les afectará la prohibición de fumar en locales cerrados, porque la ley allí es mucho más restrictiva que la española actual. A turistas de otros países, imagino que sí les afectará. Saludos.

  • el 08/01/2011 a las 17:37
    Enlace permanente

    ¡Hola Helena! ¡Feliz 2011! Hace tiempo que no te hago un comentario aunque leo tus interesantes entradas. Chica, yo este año he decidido dejar de fumar. Ya estoy harta de tanta prohibición con sus consiguientes subidas de precio que lo hacen prohibitivo. Tiro la toalla. Lo dejo. Pero qué bien les va a venir a las diferentes mafias que ahora tendrán otra mercancia para vender bajo cuerda… Besotes, M.

  • el 08/01/2011 a las 20:11
    Enlace permanente

    Querida amiga estoy de acuerdo contigo, a mi me importa un rábano lo que ocurra en otro sitio del mundo. Estoy harto de las comparaciones, sobre todo cuando no se comparan los sueldos y parece que todos hagan todo bien menos nosotros y eso es una mentira manipulada. ¿Que ocurrió con aquel festival que murieron tantos, fue acaso en España? y que los aviones se quedaran sin anticongelante ¿también fue en España? y así un montón de ejemplos, parece que tengamos un complejo de inferioridad galopante. El caso es cambiar nuestra idiosincrasia sin venir a cuento, solo por ser muy molones y porque se lleva en función de las tripas de quien gobierne.

    Soy fumador y en el fondo me la suda la ley, no voy a morir por no ir a los bares ya he ido bastante. Lo que me jode es lo que tu dices la forma y la ineptitud con la que se hace y que esto se esta convirtiendo en un país totalitario con una sociedad que vaga sin un rumbo fijo ni unas directrices claras.

    Un abrazo.

  • el 08/01/2011 a las 22:17
    Enlace permanente

    Las leyes no deberían ser para complacer a fumadores o a no-fumadores, sino proteger el derecho de cada uno a hacer lo que quiera sin violentar los derechos de los demás. Debería dejar a la gente escoger un local en función de sus preferencias sobre el tabaco, y no imponer una ley “fascista” privándonos de la oportunidad de una oferta diversificada que realmente se ajustase a lo quieren todos los consumidores.
    En espacios comunes públicos entienedo que sea mas restrictiva, que a mi no me gusta molestar a nadie.

    Gracias por vuestros comentarios.
    Abrazos.

Comentarios cerrados.