El amor nos vuelve “tontos”

Y ahora van y lo demuestran. La mayoría de las personas que amamos eso ya lo sabíamos, es como cuando decimos “el amor es ciego” yo además digo: “…tonto y sordomudo”. Vemos a las personas que amamos especiales, guapísimas y perfectas.

Pués bien, la neurobióloga Mara Dierssen, investigadora del Centro de Regulación Genómica de Barcelona, ha explicado a Efe que, ante determinados sentimientos, en los casos de amor romántico o maternal, se activan las mismas regiones del cerebro.

Lo más curioso del caso, sin embargo, es que, paralelamente a esta estimulación que se produce en las mismas regiones cerebrales, en ambos tipos de amor se “desactiva” la zona del cerebro encargada del juicio social y de la evaluación de las personas.

Para ella el amor es “Una adicción química entre dos personas”. ¿Suena poco romántico, eh?

A la chica de este vídeo el amor le ha vuelto tonta, tontísima… pero es tan tierno…