Electricidad inalámbrica, ¡ya es real!


La empresa española “Líneas y Cables S.A.” asegura que ha conseguido aplicar una tecnología de transmisión de energía sin cables a usos “cotidianos” (la electricidad inalámbrica), como restringir el acceso o bloquear puertas o la activación de un “airbag”. Un ordenador portátil que estuviera en el interior de una habitación equipada con esta clase de energía inalámbrica se recargaría automáticamente, sin necesidad de estar enchufado. De hecho, ni siquiera necesitaría tener una batería para poder funcionar, A menos que quieras sacar a pasear a tu portátil a algún parque. El Ministerio de Defensa también ha solicitado sus servicios. ¡Ja! Se les iba a pasar a ellos… y además importantes empresas españolas, como MetroMadrid o RENFE están interesadas. Aprovechando la resonancia, un transmisor emite ondas electromagnéticas a 10 Hz. ‘Colas’ de energía son canalizadas hasta una distancia de 2 metros donde otro receptor, también resonando a 10 Hz, las capta y convierte nuevamente en electricidad. Las ondas que no son aprovechadas por el receptor, son reabsorbidas por el transmisor. ¿Por qué no se electrocutan los humanos al pararse entremedio de la señal? Simplemente porque únicamente es captada por receptores resonando a 10 Hz, y como los humanos no resonamos a 10 Hz no somos afectados por la transmisión. Acordaros de no resonar a 10 Hz en presencia de esta tecnología. Dos pequeñas bobinas de cobre, alojadas en sendas “cajitas negras”, actuarán como auténticas llaves imposibles de copiar, codificadas y que ni tan siquiera el cese de corriente eléctrica podría dejar en desuso. Algo parecido había experimentado Nicola Tesia con unas torres gigantes.

¿Tendrán más información en la Intellipedia? Parece todo esto muy misterioso…