Se nos fue septiembre…, el verano…, el abrazo del mar… y con él una persona excepcional, Santi Benitez, una mente audaz, crítica y afable, buen amigo de sus amigos, comprometido, respetuoso… hasta el punto de llamarnos «Don», o «Doña», tan típico en él… y tan divertido en estos tiempos.
Se fue buceando tras la idea de un mundo mejor, seguiremos su estela juntos, esa será la mejor arma para la libertad.

El tiempo lo cura todo pero no aniquila el recuerdo.